La paciencia, la sensibilidad y el sentido de la responsabilidad son tres valores primordiales con los que debe contar todo voluntario que pretenda embarcarse en esta aventura. El voluntariado no es un trabajo sencillo, más bien es una carrera de obstáculos en cuya meta se encuentra un trofeo más que valioso: la felicidad de un animal.

Si te sientes identificado con estos valores, únete a nuestro proyecto y ayúdanos a transformar las vidas de muchos animales. Las manos nunca están de mas en el refugio, en las campañas de concientización, en las jornadas de castración y festivales de adopción, siempre vendrán bien unas manos para jugar, para acariciar a un animal y darle unos momentos donde tu le hagas sentir especial.

Podrás encontrar quizá el sentido a tu vida, ayudando a tanto inocente victima del desprecio, el maltrato y olvido humano.

Será un gusto, contar con tu apoyo.

Integrate y se parte de Asociación Meraki